Coaching organizacional

El Coaching organizacional consiste en acompañar los proyectos de reorganización y de transformación de la cultura de las empresas.

Se dirige a  toda organización, empresa, asociación que tenga que hacer frente a una necesidad de transformación, de toma de distancia, de redefinición de un futuro estimulante para ella y sus miembros y que desee alcanzar rápidamente esta visión.

Es el arte de acompañar los líderes y sus equipos en la transformación de la empresa y que toma en cuenta que:

  • Para obtener un cambio rápido es necesario trabajar de forma simultánea sobre las creencias y las prácticas de las personas y de las organizaciones.
  • Que la transformación de las empresas necesita de un cambio en las interacciones y en la forma de colaborar entre las personas que la componen asi como en la forma de actuar con su entorno.

Para ésto, proponemos tres categorías de coaching que a menudo son utilizadas de forma complementaria. Cada tipo de coaching, Coaching individual, Coaching de equipos o Coaching organizacional persigue objetivos específicos en función de su nivel de intervención.

  • Coaching individual: se trata de acompañar una persona en la evolución de su potencial y en la realización de sus objetivos en el marco de la empresa.
  • Coaching de equipo: se trata de acompañar un equipo de dirección, un equipo de proyecto o un equipo natural en el desempeño de sus misión gracias a su cohesión y apertura relacional. Consiste también en sostener y estimular el responsable o piloto del equipo.
  • Coaching organizacional: se trata de acompañar una organización en la superación de sus bloqueos, facilitar las evoluciones culturales en su transformación, desarrollar nuevas competencias colectivas en una empresa o una entidad de una empresa. Sostener y estimular los líderes para que consigan el mayor rendimiento en sus desafíos.

Transformar las prácticas de la organización:

“La razón de ser de una organización es permitir que personas ordinarias hagan cosas extraordinarias.”

Peter Druker

La empresa tal como las personas tiene sus características, sus modos de operar, su historia, sus valores, sus creencias. Su cultura contribuye a su éxito pero también forma parte de sus dificultades.

Para avanzar, es necesario:

– identificar los puntos ciegos que resisten al cambio.

– adaptar y alinear a todos los actores de la empresa con su visión, valores y estrategia.